Revista “Emprendedores” regala el libro “Ha llegado la hora de montar tu empresa”

Parece que la palabra crisis es antónimo de emprender. Lo que quizás no te imagines es que este sea el momento idóneo para tirarte a la piscina y montar tu propia empresa con éxito.

Si no sabes muy bien que rumbo tomar, puedes contar con la ayuda de la revista Emprendedores, que además de ofrecer diariamente información práctica para quienes quieren crear su propia empresa, este mes de junio regala el libro, líder de ventas en el sector, Ha Llegado la hora de Montar tu Empresa.

Es hora de dar un paso a frente y no la marcha atrás. Busca en el quiosco más próximo las llaves que abrirán las puertas de tu exitosa trayectoria profesional.

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña entrevistado en La Voz de Galicia

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, natural de Madrid, presentó en Santiago su segundo libro, titulado, Ha llegado la hora de montar tu empresa, con el que pretende llegar a todo el público que está pensando en iniciar una aventura empresarial.

—¿Cuáles son las claves para el éxito en la puesta en marcha de una empresa?

—La primera es ser sincero con uno mismo. Si hacemos un estudio en profundidad podemos darnos cuenta de que no tenemos el perfi l o en ese momento no estamos en las mejores condiciones para montar una empresa. Y también hace falta tener capacidad para asumir ciertos riesgos, ser capaz de asumir sacrificios, una empresa requiere un esfuerzo mayor que ser empleado por cuenta ajena; y el talento no solo del emprendedor, sino del equipo que tiene que rodear al emprendedor.

—¿No todo el mundo vale para ser emprendedor?

—Incluso no todos los que valen. Valen en determinados momentos, es decir, aún siendo un buen emprendedor, nuestro momento personal, social o económico puede indicar que no es momento de montar una empresa. El problema es que en España no hay segundas oportunidades, por eso muchas personas que se lanzan a emprender y fracasan, no lo intentan por segunda vez. Solo hay fracaso cuando uno, después de haberse equivocado, no lo vuelve a intentar.

—¿El fracaso puede transformase en experiencia?

—Hay éxitos y experiencias. El fracaso solo lo es cuando te ha ce irte a tu casa y no volver a intentarlo. El éxito puede llegar por un tema casual, sin que haya un mérito del emprendedor detrás.

—¿Hay una edad límite para ser emprendedor?

—Yo creo que no. En España, la media de edad es alta, 44 años; en países anglosajones y en el norte de Europa, el emprendedor tiene menos de 35 años.

—¿A qué se debe esta diferencia?

—En gran parte a que la Universidad no está generando emprendimiento. Se educa con el único camino de buscar el primer trabajo de becario, para luego empezar a trabajar por cuenta ajena. En España tenemos tres de las escuelas de negocio más prestigiosas del mundo, pero ninguna universidad está entre las cien más prestigiosos del mundo. La universidad da la espalda al mundo empresarial. Un Facebook o un Google, que salieron de universidades, sería imposible en España. Esto tendrá que cambiar, porque las universidades están en quiebra y tendrán que buscarse financiación en las empresas. Tendrán que aprender a la fuerza.

—¿Están en mejor posición los estudiantes de formación profesional?

—Debería ser así, pero es que debería cambiarse algo. Los niños que estudian Educación para la Ciudadanía reciben el mensaje de que el empresario es un explotador y que va a intentar pagarte lo mínimo. ¿Quién puede querer ser empresario?

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña en El Correo Gallego

La mitad ignora que puede capitalizar en una paga todo su paro para crear un negocio

Galicia ya no es el desierto de emprendimiento que era, aunque aún hay que converger con España. En la actualidad, seis de cada diez gallegos (el 59,7%) estaría dispuesto a crear su propia empresa, cuatro puntos por debajo de la media nacional. El problema está en que apenas un 20% de los encuestados podría hacerlo sin ayuda, ocho de cada diez necesitaría contar con apoyo y guía. “Profundizar en esa ayuda”, “fomentar el espíritu emprendedor” y “no tenerle miedo al fracaso” fueron algunos de los mensajes que ayer lanzó Alejandro Suárez, empresario TIC y autor del superventas Ha llegado la hora de montar tu empresa en el primer Foro Inversión Galicia 2011 que se celebró en el hotel Puerta del Camino en Santiago. En respuesta a preguntas de este periódico, Suárez detalló que en España, y en Galicia, “no se estilan las segundas oportunidades”, tanto, que incluso Mariano Rajoy y el PP “están pensando proponer una ley S.

“En otros países de la UE se fracasa y no pasa nada, es sinónimo de emprendimiento, pero aquí, si ocurre, el director de una oficina bancaria no te vuelve a recibir”. La falta de financiación es uno de los grandes males que aquejan a quienes quieren dar el salto, aunque casi la mitad de los gallegos desconoce que puede capitalizar su prestación por paro en una paga si su intención es emprender un negocio. A través del conjunto de blogs Ocio Networks que comanda, y que tiene siete millones de usuarios, Suárez Sánchez-Ocaña pudo lanzar una encuesta a tres mil personas que tanto en España como en Galicia refleja que “si antes de la crisis un 10% emprendía por necesidad y un 90% por vocación, ahora los porcentajes se reparten al 50%”. Tres cuartas partes de los gallegos siguen siendo vírgenes en emprendimiento y el 79,9% cree que la Administración ni apoya ni fomenta la creación de empresas. Cerca de nueve de cada diez, destaca Alejandro Suárez, cree que habría que modificar las normativas actuales en España para facilitar el nacimiento de nuevas sociedades, eliminar las trabas administrativas y favorecer a los emprendedores, “únicos que nos permitan mirar al futuro con optimismo”, a sumar los tres millones de trabajadores que hacen falta y las 350.000 empresas desaparecidas con la crisis.

PELIGROS. En su libro, editado por Deusto, deja perlas como que “la Universidad española ha dejado de ser una fábrica de mileuristas para convertirse en una fábrica de parados”, llama a romper con “el tabú del fracaso” y avisa “uno de los mayores enemigos de la cultura emprendedora del país… ¡son las madres! Sí, efectivamente, esas madres que plantean dudas por miedo a que sus vástagos abandonen su zona de seguridad”. Instó a apostar por los business angels, empresarios curtidos que se convierten en mentores y socios capitalistas de los emprendedores que ayer fueron protagonistas en el Foro Inversión Galicia 2011, promovido por el Igape, Bic Galicia y Xesgalicia. Una cita en la que estos mecenas conocieron los siete mejores proyectos de las sesenta iniciativas presentadas. El conselleiro de Economía, Javier Guerra, inauguró el encuentro y destacó su pionero nuevo fondo de capital riesgo para proyectos de I+D+i, presupuestado en 20 millones de euros. Guerra constató el “alto grado de compromiso” de los finalistas, con una inversión para la puesta en marcha de sus proyectos superior a un millón de euros.

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña en el programa el Círculo de Telemadrid

Entrevista a Alejandro Suárez en Círculo Telemadrid 11-04-2001 from Alejandro Suárez Sánchez-Ocañ on Vimeo.

Entrevista de Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña en la Tribuna de Toledo

Entonces, ¿es este el mejor momento para plantearse montar una empresa?

Hay cuatro millones setecientas mil personas en las listas el INEM, y eso debería ser motivo más que suficiente. Hay que ser realista y decir a la gente la verdad: que durante mucho tiempo todavía, siete u ocho años, no van a aparecer esos tres millones de trabajos netos que solucionen esta situación.

Pero, ¿es sólo un momento en el que se busca una salida por medio del autoempleo, o es que realmente hay espacio para nuevas empresas?

Sea por necesidad o por vocación, estamos en un magnífico momento, porque han desaparecido 350.000 empresas y 260.000 autónomos, lo que es un drama para el país, pero para el emprendedor es una oportunidad, porque hay mucha menos competencia y hay nuevos nichos de mercado que han quedado totalmente vacíos y a los que se puede atacar. Mucha gente por necesidad busca un autoempleo, y eso es lícito y magnífico para el país. Y también es un buen momento para el emprendedor profesional que quiere crear una empresa más allá del autoempleo, haciendo algo más grande. Aunque el emprendedor profesional requiere más financiación, y va a necesitar una financiación en muchos casos bancaria, que ahora mismo va a ser más problemática.

¿Cualquiera puede ser emprendedor?

Yo pienso que no, pienso que ese es uno de los grandes engaños que tienen la publicidad institucional y la administración. No cualquiera puede montar una empresa, aunque sí que puede tener espíritu emprendedor, ya sea trabajando por cuenta propia o ajena, o incluso para la administración. Hay circunstancias socioeconómicas, personales o familiares que hacen que determinado tipo de personas no estén capacitadas para montar hoy una empresa. Aunque la administración nos anima a todos a hacerlo indiscriminadamente para solventar el problema del paro.

¿Qué actitudes y aptitudes se necesitan?

Sobre todo se necesitan tres cosas. La primera es tener la capacidad de asumir riesgos; el mundo de la empresa es el riesgo, tanto riesgo que el noventa por ciento de las pymes quiebran el primer año. Luego hay que tener la virtud de rodearse de talento, es imprescindible que el emprendedor sepa detectar a las personas que nos puedan aportar talento y conocimiento y poder agruparlas en su proyecto, ya sea como empleados, o como socios. Y lo último que tiene que tener es algo que no está muy de moda, no son palabras muy en boga, sobre todo entre la gente joven, son «sacrificio y esfuerzo»; montar una compañía es un esfuerzo continuado, muchas veces lejos de horarios cerrados, y de una manera muy constante. Pero el «sacrificio y el esfuerzo» creo que han dejado de ser consideradas valores, y casi por determinadas personas en nuestro país están consideradas como innecesarias.

Cuando los españoles nos decidimos amontar una empresa, ¿lo hacemos por lo general tras haber hecho todo el trabajo previo de estudio necesario o un poco a la aventura?

La realidad es que hay un problema de formación. Tenemos una universidad que da completamente la espalda al espíritu emprendedor y al empresariado, y unas escuelas de negocio que sí están entre las más importantes del mundo. La realidad es que en líneas generales nos lanzamos a la aventura sin tener una formación suficiente y sin haber hechos estudios de mercado suficientemente amplios y sobre todo sin haberlos estresado. Porque los estudios de mercado que se hacen habitualmente se hacen pensando que la competencia no reaccionará a nuestra llegada, y que vamos a tener menos dificultades de las que luego encontramos realmente.

Hay grandes ejemplos de españoles entre los empresarios más importantes del mundo. ¿Cuáles destacaría?

A mí me gusta mucho el perfil por ejemplo de Amancio Ortega o del dueño de Mercadona. Porque son empresas que nacen de emprendedores. Telefónica es la primera multinacional del país y nos puede parecer una gran compañía, pero viene de un monopolio público, y su comienzo es más parecido al de ministerio que al de otro tipo de cosas. Lo que se necesita es ahora un millón de emprendedores, para que de ahí salgan trescientas o cuatrocientas grandes pymes que puedan crear empleo en los próximos años y terminen ciento empresas como Mercadona, El Corte Inglés o Zara, que empezaron con un emprendedor puro y duro trabajando en primera persona.

¿Tiene España características especiales que la hacen distinta al resto de Europa a la hora de plantearse crear un negocio?

Hay un problema cultural. En el norte de Europa fundamentalmente se ve al empresario como una figura a fomentar, que aporta valor y que es clave para el empleo. En España a nivel social todavía se ve desde determinados sustratos al empresario como un huraño o un explotador, que intentará pagarte lo mínimo y que trabajes lo máximo. Hay un problema cultural que nos hacemuy distintos. Además, en España está especialmente cerrada la financiación bancaria para pymes y autónomos, algo que no está ocurriendo en otros países de Europa.

Ese estereotipo negativo sobre el empresario, ¿tiene algo de base en la realidad?

Hay casos para todo. Sí que es cierto que hasta 2007 en que empezó la crisis económica, había crecido cierta cultura del pelotazo inmobiliario. Había mucha gente que se hacía llamar empresaria y lo que hacía es crear una sociedad para comprar una parcela por cuatro y luego venderla en ocho. Eso ha hecho daño y corrompido la figura del empresario serio y trabajador, que además se veía acomplejado de ver que con todo su esfuerzo y trabajo ganaba lo mismo o menos que otra gente que hacía el mínimo esfuerzo y sin crear empleo. Pero aunque hay casos para todo, creo que la figura del empresario no debería valorarse así, porque ha desaparecido mucho tejido empresarial y es clave que se fomente a la gente emprendedora.

¿Qué tiene que hacer el empresario para conseguir un préstamo u otra fuente de financiación?

Los bancos, por mucho que nos cuenten, ni están, ni se les espera. Han cerrado totalmente el crédito a las pymes en España, y no es algo que se vaya a solucionar rápidamente. Hay otras alternativas. Por ejemplo, para el I+D, hay muchas ayudas públicas, quizás es el país que más ayudas da en este sentido en el mundo. Otras alternativas a la financiación bancaria clásica son los inversores privados, los fondos de capital-riesgo o las ayudas de las comunidades y la administración central.

Para salir de la crisis, ¿es oportuno abordar medidas como subir los sueldos, abaratar el despido o bajar los impuestos?

Para subir los sueldos estamos en un momento difícil, y el propio tejido empresarial no lo puede asumir ahora. Están desapareciendo muchas empresas porque no pueden pagar los costes operativos, incluidos los sueldos, por lo que yo veo difícil a día de hoy subir los sueldos en España. Abaratar el despido tampoco es la solución, lo que hay que hacer es fomentar la creación de nuevas empresas, y sobre todo incentivar a que sobrevivan. Porque la administración está ayudando a crear nuevas empresas, pero luego se aparta de la tutela y por eso quiebra un porcentaje altísimo de ellas. Creo que lo que de verdad sería útil es no sólo ayudar a crear una empresa, sino ayudar a las ya creadas a que sepan manejarse, a que de verdad se cumpla la ley de morosidad y que la administración no pueda ahora tener pagos de facturas a más de ciento cincuenta días, ayudarlas a conseguir financiación y a manejarse a nivel fiscal. Todas esas cosas redundarían en que el éxito empresarial fuera mucho mayor, sin necesidad de hacer cosas más traumáticas, como abaratar el despido, que a corto plazo genera más paro. Bajar los impuestos siempre es agradable para cualquiera, pero sí es cierto que a nivel macroeconómico el momento que vive España es complicado. Yo más que bajar los impuestos, abogaría por ciertas ayudas sociales para crear empleo, como las que se están planteando en la ley de emprendedores.

¿Parte de la crisis puede venir de no haber sabido asumir el éxito empresarial?

Yo creo que sí. No ha sido sólo por la especulación. Creo que de alguna manera todos hemos vivido por encima de nuestra posibilidades. El especulador tiene su culpa, pero todos en general nos hemos creído más ricos de lo que éramos durante unos años, y al margen de las empresas, las familias se han endeudado de una manera que de manera objetiva no podrían asumir a no ser que vivieran en una época de bonanza absoluta.

¿Y qué hay que hacer cuando un negocio sale mal?

Sobre todo, hay que aprender y levantarse. Mientras que se aprenda, el negocio no ha salido mal, sino que ha sido parte de la formación y del camino. Cuando de verdad se fracasa es cuando uno se dedica a otra cosa y no sirve de nada la enseñanza.

Entrevista en La opinión de Málaga

¿Es buen momento para montar una empresa con la crisis?

Lejos de ser problema la veo como una oportunidad. Con la crisis han desaparecido 350.000 empresas y 260.000 autónomos, el 14% del tejido empresarial del país. Es una desgracia, pero siguen haciendo falta servicios y, a la vez, hay menos competencia. Yo, que soy emprendedor, pero también inversor privado, le digo que hay dinero para invertir, pero hacen falta buenos proyectos empresariales. En el año 2007 un 90% de los emprendedores eran vocacionales, ahora son un 50%, y el otro 50% son parados que, por necesidad, se plantean el poner una empresa.

¿En un proyecto empresarial, lo más importante es la idea?

Nunca he conocido a nadie con una idea capaz de revolucionar el mundo. Se idealiza mucho la idea, pero es sólo una parte del camino. La clave está en la ejecución de esa idea. Recuerde que la primera idea que hubo para una red social no fue la de Facebook sino la de Classmates, diez años antes. Pero Facebook la ejecutó bien. Hay muchas empresas cuya idea inicial no tiene nada que ver con la que finalmente les ha dado el éxito.

¿Vale todo el mundo para empresario?

Hace falta vocación, un momento personal adecuado donde seas capaz de hacer sacrificios y, sobre todo, formación. Esa idea de que todos podemos ser empresarios es una falacia, no es verdad. Hay gente que no da el perfil, o tiene tres hijos y tres hipotecas, por lo que sería una irresponsabilidad por su parte jugarse todo a una carta en una aventura empresarial. Además, vivimos en un país donde las universidades dan la espalda al mundo de la empresa y no enseñan a emprender.

¿Cuál es la realidad de los que abren una empresa?

Que sólo un 10% de las empresas creadas sobreviven a su tercer año de vida; el resto quiebra. Por eso no entiendo ese afán de las administraciones públicas por empujar a los parados a crear empresas capitalizando el paro. Sería mejor enseñarlas a sobrevivir y a superar la línea roja de ese tercer año de vida, que es cuando una empresa se consolida. En los últimos años sí proliferan las incubadoras y viveros de empresas con ese cometido… Bueno, las incubadoras ayudan, pero a veces creo que son un simple maquillaje. Algunos ayuntamientos las montan para sacar una nota de prensa a final de año que diga cuántas empresas han ayudado a crear, y en realidad son más bien autoempleo de personas. Acaban siendo bussiness center a bajo coste. La clave no es cuántas, sino si las ayudas a competir y a crear empleo.

¿Cómo se salva el escollo de conseguir un préstamo?

Estamos en un momento muy duro. La financiación bancaria está cerrada y la pública, centrada sobre todo en el Instituto de Crédito Oficial (ICO) es una tomadura de pelo. Nos vendieron la línea ICO Directo pero de sus 2.500 millones de euros sólo han concedido 230 millones, un 9%, y rechazan el 95% de las ayudas solicitadas por emprendedores y autónomos. El ICO está pidiendo más garantías que las que piden los bancos; creo que no hay una entidad que haya salida peor parada de la crisis. El ICO está para momentos como éste pero parece ahora mismo más fácil que le dejen 250 millones a la constructora ACS que 10.000 euros al panadero de la esquina.

Lo mejor entonces supongo que es apostar por un negocio que no necesite de mucho capital inicial para arrancar…

No es desde luego mala idea, aunque sí hay sectores con muchas ayudas públicas como la tecnología. Francamente, España es ahora mismo el país con más ayudas en I+D, pero también hay dudas con eso. Son créditos a devolver en cinco años, veremos a ver cuando llegue el momento quién los devuelve. Luego están los inversores privados, tipo fondos de capital riesgo o business angels. Pero para buscar ese tipo de inversores debe ser un negocio con perspectivas de facturar millones, no vale una empresa de tres jóvenes que a lo que aspiren sea a lograr tres sueldos para vivir.

¿Hay demasiado deseo por ser funcionario desde joven?

Ése es un gran déficit. La gente quiere ser futbolista, y si eso no sale, tener un puesto para toda la vida. Tenemos en España 3 millones de funcionarios y 3,2 millones de autónomos, casi a la par, lo que es una barbaridad. En Estados Unidos, la proporción es 18% de funcionarios para un 82% de autónomos. Necesitamos al menos 1,5 millones de autónomos más para ir recuperando los 3 millones de empleos destruidos con la crisis, y aún así podemos tardar 6 o 7 años en hacerlo.

¿Y demasiada burocracia?

En España se tarda 49 días en crear una empresa, una barbaridad en comparación a los 3-4 días de Bélgica, los 7 días del Reino Unido y los 12 días de media de la OCDE. Ha habido intentos de ventanilla única, pero sólo sirven para empresas muy típicas. Es algo que las administraciones deben arreglar.

También se habla del miedo al fracaso del emprendedor.

Vivimos es una sociedad que no admite las segundas oportunidades. Si un empresario cierra está estigmatizado y es un fracasado. Eso no pasa en otro lugar, porque en toda trayectoria puede haber éxitos y fracasos. Aquí, si la primera vez no sale bien, tu propia gente te dice: no lo intentes más, vete a trabajar a un banco. ¿Se puede dar un pelotazo con una empresa y una gran idea? Pelotazos hay ya pocos. Se acabaron en la época del ladrillo, y eso es bueno. Se montaban SL que compraban pisos a «x» millones para venderlos más caros. Se creaban empresas, pero no para generar empleo sino para especular. Muchas ya han desaparecido, y esa purga ha sido buena, aunque en el camino también han desaparecido otras que se dedicaban a cosas más razonables

Entrevista de Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña en La nueva España

á

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, de 37 años, fundó su primera compañía en 1998; desde entonces ha participado como inversor, consultor y asesor de fondos de capital riesgo en empresas de sectores tan diversos como la hostelería y la biotecnología. Su familia es originaria de Sama de Langreo y pasa todos los veranos en Luanco. Suárez es el socio fundador de la popular empresa de música por internetYes.fm y preside Inversora Foley. El empresario visitó ayer Oviedo para presentar su libro «Ha llegado la hora de montar tu empresa».

–¿Qué cualidades debe tener un emprendedor?

–Primero sinceridad. Todos creemos que valemos para montar una empresa, pero somos pocos los que nos miramos al espejo y vemos nuestros condicionantes familiares, sociales, económicos… Si lo hiciéramos con más sinceridad veríamos que muchos no valemos para ello. La segunda cualidad es la capacidad de asumir riesgos.Y la tercera es la perseverancia y el esfuerzo. España no es un país abonado para el mundo empresarial. El 90% de las pymes quiebra antes de cumplir los tres años, que es un horizonte muy cruel, y las que logran cruzar esa línea es por perseverancia.

–Los empresarios se quejan de lo que se tarda en poder poner en marcha un negocio en España.

–España es el país 34 de 37 de la OCDE que más trabas administrativas tiene a la hora de poner en marcha un negocio. Aquí hay que hacer una media de diez trámites administrativos y esperar unos 47 días laborables para abrir una empresa. En el resto de los países de la OCDE la media está en tres trabas administrativas y 13 días laborables. La Administración está empujando a la gente que está en el paro a que se lance a emprender, pero lo que debería hacer el Gobierno es trabajar para ampliar el horizonte de supervivencia empresarial.

–El mercado crediticio tampoco ayuda a emprender.

–A nivel de financiación hay un problema enorme porque nos están engañando. Organismos como el Instituto de Crédito Oficial llegaron a decir en el año 2007 que ninguna empresa española quebraría por falta de liquidez durante la crisis. El ICO es una gran falacia. Ahora debería estar ayudando a empresarios y autónomos, pero a la mayoría les están denegando los préstamos. Sin embargo, si eres ACS y pides 150 millones el ICO te los da sin ningún problema. Esto se une a que los bancos tienen cerrado el grifo de la financiación a cal y canto. –Entonces, ¿por qué es el momento de emprender?

–La principal razón es muy cruel, y es que hay 4,7 millones de personas en paro en España y en Asturias el desempleo está en su tasa más alta desde 1996, y alguien tiene que decirles a esas personas que es posible que no encuentren trabajo en los próximos años. La recuperación nos llevará 4 o 5 años, y no van a aparecer 5 millones de puestos de trabajo de la nada. La gente no puede seguir con esa actitud pasiva de mandar currículum por internet, tiene que ponerse en marcha y buscar una alternativa. Para regenerar el mercado laboral primero hay que regenerar el tejido empresarial.Y hay que pensar que una generación anterior, con menos formación pero con la misma cerrazón crediticia y con unos tipos de interés al 14%, pudo emprender y crear empresas.

–Habla del nivel de formación…

–Tenemos la generación joven más preparada de la historia, pero están como dormidos. Hay mucha gente que me dice: «Fíjate lo mal que están las cosas que yo echo cientos de currículum por internet y nadie me llama». La búsqueda de empleo no puede limitarse a mandar currículum desde el sillón de casa entre programa y programa de televisión.

–Los empresarios también denuncian que en España se fomenta poco la cultura emprendedora.

–La Universidad nos fabrica a todos como hombres a medida con el mismo traje gris. Nos educa a todos para salir al mercado laboral a buscar un trabajo que ahora mismo es un bien escaso, por lo que están llevando a la gente al matadero. No nos dicen que es posible emprender. En EE UU muchas de las grandes empresas que han surgido en los últimos diez años, como Facebook y Google, son «spin off» universitarias, pero ¿qué gran empresa ha salido en España de la Universidad? El problema es que aquí la Universidad cree que está por encima del halo económico y empresarial y que no puede verse manchada por el mercantilismo de una sociedad de consumo. Un buen proyecto universitario no puede acabar en una matrícula de honor y guardarse en un cajón.

–¿En qué sectores están las oportunidades para hacer negocio?

–Todo lo que es I+D y tecnología, así como las empresas de gestión de recursos energéticos limpios y la educación, son los sitios que están más de moda entre los inversores para apoyar proyectos y que cuentan con más ayudas de la Administración. Pero cada uno debe montar una empresa dentro del sector que conoce mejor.

–Y en este contexto, ¿cómo está Asturias?

–Está en un momento delicado en cuanto al paro. Aquí hay un porcentaje mayor que en el resto de España de gente que asegura que montaría una empresa si queda en paro, pero otros muchos dicen que no se está apoyando lo suficiente a los emprendedores desde el Gobierno.

Un nuevo concurso de “Ha llegado la hora de montar tu empresa”

Queremos premiar a nuestros seguidores y a todos los que habéis participado para que el libro de Alejandro Suárez haya conseguido publicar ya su tercera edición.

Regalaremos una “cámara de video Samsung” a la foto más original. Todo el mundo puede participar, solo tienes que publicar una foto en nuestra página en Facebook en la que aparezcas junto al libro “Ha llegado la hora de montar tu empresa”

La foto la puedes hacer comprando el libro en tu librería, leyéndolo en el metro o mientras paseas a tu perro, con tu ipad o como tú quieras…

¿eres creativo? ¿eres emprendedor? #Hallegadomihora …de sacar una foto y ganar un premio.

Desde hoy 24 de Marzo hasta el 1 de abril tenéis tiempo para participar. Os esperamos a todos.

Entrevista en Interbusiness Magabusiness

Una entrevista diferente, cercana, os la recomendamos.

Interbusiness Magabusiness 15-03-2011 Alejandro Suarez from Alejandro Suárez Sánchez-Ocañ on Vimeo.

La tercera edición en las librerías

Tenemos la satisfacción de anunciar que la tercera edición en papel del libro “Ha llegado la hora de montar tu empresa” ya está en las librerías. 

“Hay que vencer el miedo y atreverse a ser emprendedor y crear empresas”, afirma el autor, que ha realizado una gira por quince ciudades españolas presentando su obra y dinamizando un movimiento que genera optimismo y esperanza en una economía que había tirado la toalla.

El libro además de estar disponible en papel, lo tenemos disponible para iPad, iPhone y en formato ePub para libros electrónicos.

Pero “Ha llegado la hora de montar tu empresa” se ha convertido en algo más que un libro. En esta web se ofrece la descarga de documentos de interés para el emprendedor y en las redes sociales el movimiento “ha llegado la hora” en Facebook y Twitter está contribuyendo a la difusión de iniciativas de emprendedores y de información para los que se encuentran montando su propia empresa.